skip to Main Content

Durante los últimos cuatro años, La Alianza Nacional TPS se ha convertido en una organización de base que combina el poder de más de 50 comités dirigidos por familias directamente afectadas a nivel nacional, abogando por un objetivo: la residencia permanente y la igualdad para más de 400,000 beneficiarios con Estatus de Protección Temporal (TPS). Desafiamos a la administración Trump en los tribunales federales y en el tribunal de la opinión pública. Marchamo

s en Washington DC, se hizo cabildeo constante en el congreso y juntos, hemos luchado para asegurar que nuestras voces sean escuchadas en todos los rincones del país.

Estamos en un momento crucial de nuestra lucha con una administración nueva y la suspensión temporal de visitas legislativas al Capitolio causada por la acción de ideas políticas de otros. Ahora es el momento que el Congreso tome medidas inmediatas por nuestras familias y finalmente apruebe una legislación que conceda la residencia permanente y la igualdad que nos hemos ganado en todo este tiempo. 

Por esta razón, con sólo un día después de que la Ley Dream & Promise llegue a votación en el piso de la Cámara, familias Tepesianas a nivel nacional llegarán a Washington DC para participar en una huelga de hambre de 43 días, enviando un mensaje claro y fuerte a la Casa Blanca y al Congreso: 

¡Nuestras vidas no son temporales! Residencia Permanente e Igualdad AHORA. 

Los beneficiarios de TPS pagan $ 4.5 mil millones anuales en impuestos cada año, somos dueños de casas, dueños de negocios, tenemos familias fuertes, hemos construido comunidades saludables, hemos sido la columna vertebral de este país como trabajadores de primera línea en medio de una pandemia global; durante los últimos 20 años hemos sido contribuyentes clave al bienestar económico y la riqueza cultural de lo que se ha convertido en nuestro país adoptivo. Nos hemos ganado nuestro derecho a quedarnos con el sudor en nuestro frente. 

Del 19 de marzo al 30 de abril, la huelga de hambre tendrá como objetivo arrojar luz sobre las siguientes demandas:

1.) Exigimos tarjetas verdes inmediatas por cualquier medio necesario. A medida que cualquier legislación como la American Dream & Promise Act o la US Citizenship Act de 2021 avanza tanto en la Cámara como en el Senado, el Congreso debe actuar sobre la base de un consenso nacional al incluir una residencia permanente para los beneficiarios de TPS en todos y cada uno de los paquetes legislativos relacionados con reforma inmigratoria.

2.) Seguimos dando la bienvenida a los esfuerzos de la administración de Biden para asignar y reasignar TPS para Siria, Venezuela y Burma. Sin embargo, deben tomar medidas adicionales. Deben restaurar por completo al TPS para los 12 países originales y expandir el programa en la medida máxima permitida por la ley para todos los demás países que experimentan desastres naturales y políticos. Mientras exigimos que el Congreso actúe ahora sobre una residencia permanente para nuestras familias, continuaremos haciendo un llamado a El presidente Biden haga un uso sólido del programa TPS para beneficiar al mayor número de inmigrantes que viven y trabajan en los Estados Unidos durante este momento de crisis sin precedentes.

3.) En 2018, nuestras familias de TPS presentaron una demanda contra los actos racistas, inconstitucionales y antiinmigrantes de la administración Trump de separar a más de 275,000 niños ciudadanos estadounidenses de sus padres a través de la cancelación del programa TPS. Nos negamos a aceptar este destino, y gracias a nuestra fuerza y resistencia, a través de nuestra organización, sobrevivimos cuatro años de persecución constante por parte de la administración anterior, y nos sumergimos como una nueva voz poderosa en el movimiento para reformar las atroces leyes políticas migratorias de EE. UU. Hacemos un llamado a los tres poderes del gobierno para que cumplan con sus obligaciones constitucionales. Hacemos un llamado al Congreso para que apruebe una legislación que refleje los intereses nacionales y la voluntad de la mayoría de la población, le exigimos al presidente Biden que haga uso de su autoridad hacia el programa TPS para proteger a las familias inmigrantes, y que los tribunales federales reivindiquen nuestros derechos, poniéndonos del lado de nuestra lucha a favor de los derechos constitucionales fundamentales de las familias Tepesianas.

4.) Finalmente, como miembros de las comunidades de la diáspora en un mundo interdependiente, exigimos un asiento en la mesa mientras que el gobierno estadounidense integra la política interior y exterior. Debido a una larga historia de intervención estadounidense y a la amenaza constante del cambio climático, nuestro pueblo sigue huyendo de las mismas condiciones inestables de las que huimos originalmente: pobreza, violencia, inestabilidad política, desastres naturales. Éstas son las causas fundamentales de la migración. Si el presidente Biden busca revertir las duras políticas bajo la administración anterior, debe cumplir su promesa de detener las deportaciones, de no separar a las familias migrantes en la frontera. Debe abordar estas causas fundamentales y comprender que las personas no están arriesgando sus propias vidas, incluidas las vidas de sus familias, a través de un viaje largo y traicionero, solo para cosechar los beneficios que este país tiene para ofrecer. Exigimos justicia para todas las comunidades migrantes en este hemisferio. La deuda que se nos debe ha estado vencida desde hace mucho tiempo e insistimos en presentar nuestro propio caso con nuestras propias voces con nuestro propio asiento en las mesas de formulación de políticas.

La historia ha demostrado los desafíos para lograr cualquier tipo de reforma migratoria, donde abordar el alivio tan necesario para toda nuestra comunidad se está volviendo más difícil. Ahora entendemos que debemos avanzar en la dirección de lo que ya se puede lograr. Dado el creciente consenso de que los titulares de TPS, los DREAMers y los trabajadores agrícolas deben obtener una residencia permanente, esta podría ser una pieza fundamental de reforma que podríamos impulsar de inmediato mientras continuamos luchando por el resto de nuestras comunidades. También debemos dejar en claro a nuestras comunidades que nuestro principal objetivo es crear el mejor camino hacia una residencia permanente para todos, incluidos más de 11 millones de los que permanecen indocumentados. Nuestra Alianza sigue comprometida en palabras y acciones para promover a la justicia migratoria para todos los que actualmente residen aquí y todos los que buscan llegar.

También dejaremos en claro a los legisladores, cabilderos, intermediarios y otros que los titulares de TPS han luchado mucho y duro para llegar a este momento actual. No estaremos divididos y ya no seremos peones en las agendas partidistas de otras personas, como pudimos haber sido en el pasado. ¡Nada sobre nosotros sin nosotros!

Mientras que llegamos a este momento crucial, esperamos que la siguiente acción se convierta en la culminación de una larga lucha y que sea el comienzo de un nuevo capítulo. Durante 43 días, las familias Tepesianas se negarán a comer; poniendo en riesgo a su propia salud para llamar la atención sobre la urgente necesidad de que el Congreso actúe ahora. Hemos esperado demasiado; hemos luchado por demasiado tiempo. Ahora es el momento de que este país reconozca finalmente nuestra humanidad y todas nuestras contribuciones. Ya no aceptaremos excusas. ¡Exigimos una Residencia Permanente AHORA!

 

 

 

Back To Top